La bola que salió pero el arbitro no vio

Luis Enrique Bolaños

Periodista deportivo y estadígrafo

Un 5 de diciembre de 1992 Costa Rica se jugaba la vida ante Honduras en el Tiburcio Carias de Tegucigalpa. Si la tricolor perdía ante Honduras el mundial de Estados Unidos 94 se terminaba para los nuestros, los catrachos ganaron bien, pero lamentablemente el árbitro canadiense Mike Seifert no lo observó y valido la jugada que terminó en el primer gol hondureño por medio de Juan Flores al 15′. Los catrachos marcaron el segundo con un gran remate de César “el nene” Obando al 51′, la reacción tica por medio de Javier Astua al 73′. Esa derrota dejó Costa Rica matemáticamente fuera de Estados Unidos 94.